Buscar

Un tal Merino

Textos de Alejandro Merino

Autor

Alejandro Merino

Nací y crecí en la Ciudad de México. Me gusta el rock, la comida, Dylan y Sabina, los inviernos fríos y el café. He pasado los últimos años entre México, Estados Unidos, la India y Polonia, donde enseño español. Tengo algunos cuentos publicados en revistas, un par de poemarios y un blog más o menos literario: untalmerino.com / @untalmerino Escribo, me quejo, me enamoro. Nada extraordinario.

De la Roma a Ecatepec

Agnieszka viene a México este verano, y desde que lo acordamos pienso en si no debería mentirle un poco –o mucho- cuando llegue.

La paradoja de los molletes del rey Salomón

Solo aquellos verdaderos amantes de la comida podrán entender el dilema. Hasta podría tratarse con rigor matemático, con la seriedad del dilema del prisionero, el hotel infinito de Hilbert o la paradoja de Aquiles y la tortuga.

Tan cerca de Fonsi, tan lejos de Silvio

Una cena de Año Nuevo de parejas mixtas, para rabia del gobierno ultraconservador de este país: dos colombianos, un venezolano, un español, un chileno, un mexicano y seis polacas. Vodka y guacamole, jamón serrano y sernik, zupa gulaszowa y uvas a la medianoche, szczęśliwego nowego roku y correr con las maletas alrededor de la casa.

Viernes del 92

Pero Alejandro, ¿cómo lo vas a mandar solo hasta allá?, ¿y si le pasa algo? No le va a pasar nada, pos si no es tonto, ¿o sí? ¿quieres que se vuelva un inútil? Que aprenda a andar solo.

Y si la muerte, hoy, en Varanasi…

El olor, olor a carne quemada, olor a carne humana quemándose…

La rueda y la sonrisa

El anciano es un dalit, un paria, un descastado, un intocable. Casi arrastrando los pies, sale lentamente del rio...

Mil millones de luces para Rama

Solo imaginarlo es abrumador: mil millones de personas en toda India se disponen a iluminar la noche con velas, fuegos artificiales, bengalas. ¿El motivo? Complicado de explicar.

La hija que vuelve a casa

Tomo un mototaxi. Por primera vez me toca compartirlo; somos 5 personas semisentadas en medio metro cuadrado de asiento; con un pie en el mototaxi y el otro volando y esquivando coches y gente...

Una ciudad en silencio

uno se muere y se muere bien, y ahí se acaba todo; se acaba la lluvia y los desayunos, la soledad y los días festivos...

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑