Buscar

Un tal Merino

Textos de Alejandro Merino

Etiqueta

Amarna Miller

Última parte: El regalo

Volví de España con un muy buen sabor de boca. Me bebí todo el vino que se me atravesó, me deleité con infinidad de tapas y mariscos, descubrí nuevos rincones de Madrid, me enamoré del acento gallego –y de una que otra gallega-, visité una iglesia transformada en discoteca en Toledo. A Izabela le traje, obviamente, el libro de Amarna Miller, y otro que consideré muy adecuado para que practicara su español, que ya es bastante bueno: Vamos a follar hasta que nos enamoremos, de la poeta murciana Ana Elena Pena.

Tercera parte: Una charla con Amarna Miller

-Amarna Miller, cómo no, la nueva cara del porno feminista, aunque a ella no le gusta mucho la etiqueta –dijo el colombiano-. -Claro, que en España no sólo se hacen guarradas estilo Lucía la Piedra –agregó el español. -También ha escrito un par de cosas interesantes –volvió el colombiano-, tiene un libro de relatos y poesía, Manual de psiconáutica, con ilustraciones y fotografías hechas por ella, y con prólogo de Nacho Vigalondo.

Segunda parte: Cracovia para cachondos

-¿Qué tanto te gusta el sexo y el porno? –había preguntado Izabela. Y me miraba. -El sexo y el porno… -repetí tratando de ganar tiempo-. Pues… lo normal. -O sea, mucho –agregó Izabela, guiñándome un ojo. -Más que a ti, eso seguro –respondí pícaro también, tratando de seguirle el juego. -No. Te puedo asegurar que no te gusta más que a mí.

Primera parte: Cracovia para católicos

-A ver, tío –me dijo muy serio cuando le expliqué la situación-, ¿que tu novia organiza estas cosas de speed dating y le faltan hombres? ¿Y quiere que vayamos así como así, para usarnos como un miserable trozo de carne y echarnos a las fauces de 20 leonas? -Pues sí, más o menos. ¿Vienes o no? -Joder, tío, qué pregunta. Dame la dirección. Y así empezó toda la aventura de los speed dating que terminó en Amarna Miller...

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑