En lo que va de 2019 he tenido la oportunidad de estar en Barcelona y en Madrid. Esos dos viajes, por sí solos, son ya motivo de gozo, pero lo más notable y satisfactorio es que en sendos viajes tuve también la oportunidad de contar con dos guías (barcelonés y madrileño) que además son grandes amigos. Ambos viven en Cracovia; ambos, como yo, son profesores de español, a ambos les gusta la literatura y ambos estaban en su ciudad cuando yo viajé. Así que cada uno me mostró su ciudad literaria; cada uno me llevó por librerías y me habló de escritores, de novelas y personajes nacidos, radicados o muertos allí. Me mostraron el 11 titular de las librerías de sus ciudades. Vamos, una final de Champions literaria.

El partido de ida, en enero, fue en Barcelona, donde juegan de local Ana María Matute, Juan Marsé, Vázquez Montalbán, Eduardo Mendoza… Mi amigo Guillem preparó una alineación con sus librerías favoritas, y allá fuimos, recorriendo el campo. Empezamos en el barrio de Gracia, y pasamos por Mecànic, librería especializada en fotografía de Barcelona; la defensa, librerías de bajo costo, empezando por TuuuLibrería, un lugar maravilloso en el que pagas lo que consideres justo. Sí, pagas lo que quieras. Son libros de segunda mano y lo mismo te encuentras el último premio Seix Barral que ediciones rarísimas (ahí encontré, por ejemplo, una novela del polaco Jerzy Kosinski y un clásico de Adam Mickiewicz: Bartek, el victorioso). También en Gracia, fuimos a Aida Books and More, otra librería-ONG que tiene libros por 1 o 2 euros; ahí compré La ciudad de los prodigios, de Mendoza, de la que tanto he escuchado hablar y que, según mi guiamigo Guillem, es una de las grandes novelas de Barcelona. Para cerrar la línea defensiva, Lazarus Long, otra librería de bajo coste, y Nuvole, especializada en literatura italiana.

En la mitad del campo barcelonés, la librería Altaïr, especializada en literatura de viajes. Los libros están separados por países y zonas geográficas, y las paredes están decoradas con todo tipo de mapas. Aquí no solo se venden guías de viajes, sino obras literarias que tengan el viaje como elemento principal (La Odisea, Ulises, El guardián entre el centeno, Los vagabundos del Dharma, ciencia ficción, etc.). También en la mediacancha, Norma Cómics, donde encentras casi cualquier libro ilustrado, cómic o novela gráfica, nacional o extranjera, además de manga y videojuegos. Y finalmente, On the road… exacto, un pequeña librería-homenaje a la generación beat y a la literatura alternativa, donde el mismo dueño te atiende y recomienda libros.

La delantera, ecléctica pero contundente: por la derecha Re-Read, otra librería de bajo coste donde no es difícil encontrar ediciones de Anagrama o Galaxia Gutemberg por 2 euros. Por la izquierda, sobre el barrio del Raval, Fatbottom, un sitio repleto de fanzines en todos los idiomas y estilos. El 9 culé literario, joven y ambicioso, es La llama, una librería especializada en humor. Sí, libros y literatura humorística.

Mi guiamigo Guillem, jugando en casa, se movía por el campo sin mirar siquiera los nombres de las calles; conoce su cancha literaria como Iniesta el césped del Camp Nou.

Al mediotiempo, aquella final parecía la de 2005 entre el Milan y el Liverpool. Pero el 11 literario de Madrid no se iba a quedar de brazos cruzados. Mi guiamigo Diego tenía listo su 11 inicial, y fraguaba su propio milagro de Estambul…