De pronto eres tú,

sin esas distancias cobardes,

tú, sin pretextos ni adornos,

tú, sin pasado, sin planes y sin tardes.

 

De pronto pienso en ti,

y eres tú, sin entorno.

 

No es un recuerdo tuyo,

ni una imagen,

no es el sonido de tu voz,

ni mi nombre en tu voz,

ni una posible escena futura.

 

Finalmente eres tú,

sin maquillajes.

 

Pero eres fugaz

y te disuelves en este hilo de palabras

que no pueden retenerte,

eres luz que toca y viaja,

eco de pasos que se pierden.

 

Pero de pronto has sido tú,

sin consecuencias,

sin historias ni diciembres.

 

Finalmente,

por un momento fuiste solo tú,

sin tiempo,

sin adjetivos.

 

Solo tú,

por un momento que se va,

solo tú,

sin adjetivos.